Amigable al medio ambiente


El uso irresponsable del papel trae como consecuencia enormes desventajas: restricciones a la movilidad y el teletrabajo, ineficiencia en la institución, barreras al conocimiento, la obligación de disponer de un espacio de almacenamiento para archivo documental, los costes económicos y de ineficacia de los procesos, etc.
Hablando directamente del uso del papel en la educación llegamos a que muchas veces los estudiantes entregan tareas, investigaciones o ejercicios que nunca les son devueltos, de tal forma que no puede aprovechar la retroalimentación del profesor ni el esfuerzo que le invirtió a los mismos. En contraparte un trabajo digitalizado permanece en un archivo y este puede ser estudiado y/o modificado por el alumno en un tiempo posterior.